Home / Destacado / Tigres se duerme y se deja empatar 2-2 ante Atlas
TIGRES-ATLAS

Tigres se duerme y se deja empatar 2-2 ante Atlas

Por: César Vargas | Monterrey,México | Sábado 2 de abril del 2016

Tan larga ha sido la etapa de Ricardo Ferretti con los Tigres, que podría dividíersele en sub eras, o subetapas, cada una con sus propias características o figuras.

Anoche Tigres puso fin a cuatro partidos sin anotar gol, tres de ellos en la Liga, pero alargó su racha a cuatro en la Liga sin ganar.

Los felinos mantenían ayer una cómoda ventaja de 2-0 ante un Atlas en picada moral y futbolística, y no faltó quién preguntara si a ver si no sucedía lo que algunos torneos atrás, en que se dejaba empatar.

Y sucedió. Al minuto 69 Juan Carlos Medina empalmó magistral un tiro libre que se coló en el ángulo superior derecho del portero Nahuel Guzmán, para empatar 2-2 el partido.

Hasta en entonces, la afición suspiraba porque André-Pierre Gignac aprovechará la debilidad del rival y se ensañara para tomar una cómoda  ventaja en el liderato de goleo.

Pero el Atlas revivió durante los primeros 20 minutos del segundo tiempo y los Tigres terminaron desesperados buscando retomar la ventaja.

Un desesperado Gustavo Costas, por las cuatro derrotas consecutivas que sumaba, presentó una alineación desconocida. Dejó en la banca nada menos que al defensa central Walter Kannemann, al contención Egidio Arévalo y al volante ofensivo Arturo González.

Pero no fue todo. Porque pasó de una línea de cuatro a una cinco, en la que Francisco León pasó del lateral derecho a ser un zaguero central, en tanto que Rodrigo Salinas, habitual lateral derecho, apareció por izquierda.

Durante los primeros 15 minutos parecía que la fórmula atlista surtía efecto, pues tuvieron la posesión del balón. Tigres, sin  embargo, no tardó en descifrarlo, y en un vendaval, hizo el 1-0 al rematar un centro cruzado, al minuto 16´.

El 2-0 llegó pronto a través de un penal que cobró Juninho, por falta dudosa sobre Jurgen Damm. Era el minuto 23 y parecía la meza servida, para un Tigres que asfixiaba a los Rojinegros.

Pero en el complemento, el ingreso del colombiano naturalizado mexicano, Franco Arizabal, coincidió con el despertar del Atlas.

Apenas al 51´, Rodolfo Salinas disparó cruzado y sin marca para vencer a Nahuel Guzmán, que minutos antes había volado espectacular para evitar otro gol del Atlas.

Con un Ricardo “Tuca” Ferretti hundido en su banca por la molestia, ingresaron José Francisco “Gringo” Torres por Jesús Dueñas, Damián Álvarez (en medio de una ovación) por Jurgen Damm y Héctor Mancilla por el argentino Lucas Zelayarán.

Un Tigres dejó a un lado su característica principal que es el orden, para atacar con coraje y desesperación. El francés Gignac, quien llegó a nueve goles en el liderato de goleo, mostro su desesperación reclamándole al árbitro y forcejeando con los rivales para ganar el esférico.

El bajón de los Tigres llega en mal momento, pues el martes enfrentará al Querétaro, en el mismo Estadio Universitario, para buscar el boleto a la Final de la Liga de Campeones de la Concacaf, un gran objetivo dentro de su proceso de internacionalización.

Con el volante brasileño Rafael Sobis lesionado, el argentino Lucas Zelayarán jugó como enganche, intentando rememorar la etapa de la era “Tuca” con Lucas Lobos, por el parecido con el futbol del argentino, de arrastre de la pelota y gambetas. Zelayarán, sin embargo, resultó improductivo.

De relevo entró el chileno Héctor Mancilla, el goleador del campeonato del Apertura 2011, aquel Tigres más compacto y menos largo que el actual, que no generaba en demasía, pero contaba con contundencia y eficacia, para ganar con lo justo y con autoridad.

El Tigres que perdió la ventaja recordó a aquel de Ferretti del Clausura 2014, que solía dejarse alcanzar o remontar.

Con el empate, el cuadro dirigido por Ferretti corre el riesgo de salir de zona de clasificación, pues inició la jornada en el séptimo lugar.

Pase lo que pase, no sería la primera vez que el Tigres de esta era Ferretti quede fuera de una Liguilla.  En el Torneo de Clausura 2014 quedó en el lugar 14,  y en el Apertura 2012, en el 12.

Pero en ambas ocasiones, reacomodó piezas para volver a ser superlíder y campeón, cuando algunas voces críticas vaticinaban el fin de la era Ferretti.

El “Tuca” cumple 11 torneos al frente de los Tigres, en esta su tercera etapa como felino, pero es bien sabido que un timonel con tanto tiempo en un equipo requiero fórmulas para renovar el ánimo y las armas de su plantel.

¿Cuántos jugadores estarán viviendo su único torneo con la piel felina?

Checa también

pdte-jaime-rodriguez

“Rayados y Tigres no pagan Impuestos”: Jaime “El Bronco” Rodriguez.

Jaime Rodriguez Calderon, gobernador del Estado de Nuevo León, criticó fuertemente a los equipos regios, …