Home / Destacado / Jugadores hondureños padecen la maldición del ‘aztecazo’
SEL HONDURAS festejo aztecazo

Jugadores hondureños padecen la maldición del ‘aztecazo’

Por: Staff  l  Cd. de México, México  l   Martes 6 de septiembre del 2016

Quizás pudo ser el máximo triunfo en sus trayectorias como futbolistas o al menos el que más disfrutaron, pero la heroica victoria de Honduras ante el Tri en el 2013, ha sido una maldición para algunos de sus caudillos.

La derrota por 2-1 en casa, ante Honduras, que casi deja fuera al Tri del Mundial de Brasul 2014, ha cobrado varias víctimas hondureñas.

La primera fue el defensa Osman Chávez, quien dos meses más tarde sufrió una lesión en la rótula de la rodilla derecha que estuvo a punto de retirarlo de las canchas. Con este imprevisto la carrera de Chávez Polonia, que tenía un buen momento, se vio truncada.

Otro “perjudicado” fue Wilson Palacios, quien se volvió el villano de su Selección ya en el Mundial, al cometer una falta en el primer partido, ante Francia, que le costó la tarjeta roja, provocó un penalti para el primer gol galo y el colofón fue un 3-0 en contra.

Lo grave llegó en febrero del 2015, al detectársele leucemia al zaguero Juan Carlos García justo en su mejor etapa con el Wigan inglés. La enfermedad lo forzó a dejar el futbol.

En noviembre del año pasado, justo en un partido contra México, Luis Garrido padece una lesión de ligamentos en un choque con Javier Aquino. El jugador apenas regresó en agosto a la actividad.

Lo más dramático fue en diciembre del 2015, cuando el jugador Arnold Peralta fue asesinado en el estacionamiento de un centro comercial en Honduras, a menos de 11 meses de su regreso a casa luego de militar en el Rangers de Escocia.

Como colofón, el emblema ofensivo de Honduras en aquel juego, Carlos Costly, renunció a la Selección al tener diferencias con el actual entrenador, Jorge Luis Pinto.

Checa también

DT FERRETTI conferencia 2

‘Que los jugadores se dejen de mariconadas’: ‘Tuca’ Ferretti

El técnico de los Tigres lanzó dardos a los jugadores que al menor contacto físico buscan que les marquen faltas.