Home / Destacado / Edwin Cardona venció las malas tentaciones para llegar al futbol
e-cardona-festeja

Edwin Cardona venció las malas tentaciones para llegar al futbol

Tomado del portal Kienyke.com l  México  l  Martes 11 de octubre del 2016

Siempre soñaba con ser futbolista, desde pequeño lo tenía claro. Se empezó a notar esa ilusión cuando salía a jugar con sus amigos y al borde de la cancha Edwin Cardona, quien no hacía parte de los futbolistas de barrio, esperaba ansioso que el balón se fuera lejos para aprovechar la oportunidad y salir corriendo tras de él.

Su meta siempre fue ser profesional en el fútbol. Lo recordaba todos los días, sobre todo cuando el sueño parecía evaporarse y la vida le ponía una y otra prueba que fue superando con el pasar del tiempo. Creció en una familia humilde en el barrio Belén Buenavista, Medellín, la ciudad de la eterna primavera. Tuvo una infancia acelerada porque la fama le llegó a los 16 años, y entre el afán de querer vivir, cuenta que cometió errores.

De sus padres y hermanos habla con cariño y recuerda que a pesar de haber vivido una difícil situación económica en su niñez, siempre fueron muy unidos. “No tuve la oportunidad de tener un pañal, no tuve la oportunidad de tener un tetero”, declaró el futbolista hace unos meses a La Red.

La familia Cardona Bedoya durante varios años compartió una sola habitación en la que según dice El Espectador, “él dormía en un colchón en el piso, con una camiseta de fútbol que nunca se quitaba”, quizá era la forma de creerse el cuento de que por más difícil y desolador que fuera el panorama en esa época, él luciría la ‘tricolor’, esa que hoy con esmero y buen fútbol porta con orgullo.

Pasó de tener que pedir prestado para ir a entrenar, a tener dinero de sobra en una cuenta bancaria. Venció la tentación de la violencia, la droga y el alcohol con su pasión por el balompié. Al pie de las adversidades nunca olvidaba su objetivo y trabajaba en él. Cuando las oportunidades llegaron luego de que un cazatalentos pusiera los ojos en un joven de 13 años con deseos de comerse el mundo, Cardona empezó a ver más cerca su sueño de llegar a consolidarse como un gran deportista.

En el 2009 lució su camiseta como profesional con el Atlético Nacional, en ese mismo año marcó su primer gol. Hizo parte de la Selección Colombia sub 17 y sub 20. Fue campeón con el Atlético Nacional y el Independiente Santa Fe, jugó con el Junior, volvió al Nacional y pasó al Monterrey de México, en el que actualmente juega. Su compromiso con la selección de mayores llegó en 2014 y desde ahí ha sido clave en diferentes jugadas de gol y ha sumado anotaciones. Hoy en día, dicen los conocedores del entorno de la Selección, que Cardona es uno de los consentidos del profe Pékerman.

Hoy, dice que sus días no tendrían sentido sin su familia, habla de “la luz de su vida”, su esposa Carolina Castaño, y agradece haber formado un lindo hogar del que hacen parte tres hermosos hijos. “Cambiaría todo lo que tengo por siempre tener a mi familia junta”, dice.  A sus padres les ha agradecido tantos esfuerzos por sacar adelante a sus hermanos y a él. Su padre, Andrés Giovanni Cardona, pasó de ser maestro de obra, lavador de carros, barrendero y conductor de taxi, a trabajar como independiente en una ruta escolar. Sus hermanos Geraldine  y Mateo siguieron sus pasos con el futbol; ella hace parte de la selección femenina de Antioquia y él juega con el Envigado.

Cuando habla de su retiro, que aún está muy lejos, piensa en dedicarse a viajar en moto y disfrutar de sus días con el amor de su vida, la mujer que conoció hace siete años y con la que contrajo matrimonio hace pocos meses.

Checa también

dt-la-volpe

Ricardo La Volpe afirma que fue declarado inocente en caso de la podóloga

El técnico del América hizo el anuncio en su reciente cuenta de Twitter.