Home / Destacado / ¡Es campeón de la Libertadores!
San Lorenzo se coronó campeón de la Copa Libertadores tras vencer 1-0 al Nacional.

¡Es campeón de la Libertadores!

Argentina, Buenos Aires, miércoles 13 de agosto del 2014

San Lorenzo hizo trizas más de medio siglo de frustraciones al ganar por primera vez la Copa Libertadores, de la cual fue uno de sus protagonistas cuando se inauguró en 1960.

Cuando la estaba pasando mal, un gol de penal de Néstor Ortigoza en el primer tiempo le dio la victoria 1-0 a San Lorenzo sobre Nacional de Paraguay, con lo cual el equipo argentino alcanzó ese preciado trofeo por el que sus hinchas se desvivían, a tal punto que ese logro es considerado el más importante en sus 106 años de vida.

El partido de ida en Asunción finalizó 1-1 entre dos equipos clasificados como los peores en la fase de grupos: San Lorenzo finalizó en el puesto 15 y Nacional en el 16.

Esta conquista le permitió a Argentina elevar a 23 la cantidad de títulos en la Libertadores, alejándose de Brasil (17); Uruguay (8); Paraguay (3); Colombia (2); Chile y Ecuador (1). San Lorenzo era el único club grande de su país que estaba huérfano de ese título, que por lo menos una vez atraparon Boca Juniors, River Plate, Independiente y Racing Club.

Lejos de arredrarse por un estadio convertido en caldera, Nacional le mostró uñas y dientes a su rival apenas al minuto de juego cuando un disparo de Derlis Orué, que encontró un rebote en Juan Mercier, se estrelló en un poste con el arquero Sebastián Torrico resignado a sacarla de adentro.

Pudo haber sido una ayuda divina a la distancia del papa Francisco, reconocido hincha de San Lorenzo, y cuya imagen se vio reflejada en decenas de banderas y hasta en su figura tallada en madera, en una especie de estatua que un hincha plantó a su lado.

Rústico pero entusiasta, Nacional lució superior con un férreo bloque defensivo al que San Lorenzo no pudo quebrar pese a tener dos delanteros de punta, Martín Cauteruccio y Mauro Matos.

Sin creación ni juego colectivo, un gol de San Lorenzo parecía una quimera hasta que Ramón Coronel cometió un error infantil al bloquear con su brazo como en el voleibol un disparo intrascendente de Cauteruccio en un penal que Ortigoza envió a la red a los 36 minutos.

Ortigoza, quien defendió a Paraguay en el Mundial de Sudáfrica 2010, definió con derechazo casi rasante y el arquero Ignacio Don no la tocó, como ni siquiera la tocó en todo el primer tiempo.

Con ese gol, San Lorenzo encontró más espacios pero se salvó del empate sobre el final con un disparo de Fredy Bareiro que se fue cerca de un ángulo.

San Lorenzo, 12 veces campeón del balompié argentino, fue protagonista del segundo partido en la historia de la Libertadores cuando en la edición de 1960 venció 3-0 a Bahía de Brasil, club con el que precisamente firmó contrato su enlace Leandro Romagnoli, quien ante Nacional se despidió del club para enrolarse en su nuevo equipo.

Después de 54 años y 104 partidos, los “Santos” pudieron festejar.

San Lorenzo además se consagró campeón de la Copa Mercosur de 2001 y de la Sudamericana de 2002.

Sufren los Mohamed

Fanático de Huracán como pocos, “enfermo” como toda su familia, Antonio Mohamed vio cómo San Lorenzo, el rival de toda la vida, ganaba por primera vez en su historia la Copa Libertadores.

Él, como tantos “Queremos de Huracán”, nunca hubiese querido vivir este momento, de que el archirrival de su vida obtuviera por primera vez en su historia este torneo, aunque no todo es amargura en la familia…

La “Turquita”, Mayra Mohamed, una de las hijas del entrenador, es novia de ¡Tito Villalba, 20 años, delantero titular del Ciclón! Ella, como su papá, es fanática de Huracán e incluso postea permanentemente imágenes de la afición en el estadio, pero está claro que este título le alegra por el momento de su pareja.

Más allá del fanatismo por Huracán, una Mohamed pudo disfrutarlo. Para los demás, fue un golpe al corazón. Mariano Dayán

Por: Mariano Dayán

Sobre admin

Checa también

RAYADOS: Rayados contrata jugador de Cimarrones de Sonora

Rayados tendría basicamente amarrado su primer refuerzo.