Home / Futbol Mundial / River campeón de la Sudamericana
River Plate se consagró campeón de la Copa Sudamericana en el Monumental y bajo la tutela de Marcelo Gallardo.

River campeón de la Sudamericana

Argentina, Buenos Aires, miércoles 10 de diciembre del 2014

El cuadro argentino levantó la Copa Sudamericana, luego de vencer 2-0 (3-1 global) al Atlético Nacional en el Monumental de Buenos Aires, donde se celebró la Vuelta de la serie.

Gabriel Mercado, a los 54 minutos, y Germán Pezzella, a los 59′, ambos de cabeza, fueron los autores de los dos tantos para el equipo del DT Marcelo Gallardo.

El triunfo del equipo millonario selló la conquista de la Copa Sudamericana 2014, tras el empate 1-1 en el partido de Ida de la Final el miércoles pasado en Medellín.

La figura de Atlético Nacional fue su arquero, el argentino Franco Armani, que atajó todo en el primer tiempo pero nada pudo hacer en los goles convertidos tras sendos tiros de esquina de Leonardo Pisculichi, el mejor de la cancha.

River volvió a consagrarse en el orden internacional desde la obtención de la extinta Supercopa Sudamericana de 1997, en lo que fue su sexto trofeo en el plano exterior, con un palmarés que incluye las copas Libertadores 1986 y 1996, la Copa Intercontinental 1986, y la Copa Interamericana 1986.

De su lado, Atlético Nacional se quedó con las ganas de volver a ser campeón de un torneo internacional desde la obtención de la Copa Merconorte 2000, a la vez que volvió a ser postergado en la Copa Sudamericana, doce años después de perder la final frente a otro argentino, San Lorenzo.

En el comienzo, ambos intentaron restar espacios al rival desde la presión, lo que deparó un arranque deslucido, muy trabado, plagado de roces y fricciones, y por esa vía llegaron las primeras ocasiones, para River con un tiro libre de Pisculichi que obligó al esfuerzo del arquero Armani, y el once colombiano con un remate de larga distancia de Cardona que se fue alto.

Dentro de esa llegada, River empezó a inclinar el desarrollo en su favor a partir de una dinámica mayor, y aunque varias veces dividía el balón con pelotazos, la presión en la salida le permitió generar errores en el conjunto colombiano.

Así, Armani empezó a vestirse de figura, con excelentes intervenciones para ganarle el duelo personal a ‘Teo’ Gutiérrez, ya que el arquero se estiró para sacar un formidable derechazo del delantero colombiano de River y luego le atajó un cabezazo en palomita, además de una fantástica estirada para salvar su valla en un mano a mano.

Hasta la media hora, el equipo colombiano casi no lograba soportar el empuje del local, pero en los últimos minutos de la primera mitad encontró huecos para salir del asedio, sobre todo cuando Ruiz hizo valer su potencia y velocidad para explotar la espalda de Mercado.

Precisamente Ruiz tuvo una gran ocasión con una buena acción individual, pero su remate salió al lado del poste izquierdo, y poco después Cardona apareció solo por el centro, aunque esta vez se topó con el arquero Barovero, que desvió con un pie su remate al córner.

Convencido de sus posibilidades, Atlético Nacional entró a jugar el segundo tiempo con una actitud renovada, decidido a discutirle la posesión del balón a River y con la misión de encontrar espacios por los laterales.

Sin embargo, el que consiguió desequilibrar la balanza fue River, que encontró la apertura en un cabezazo certero, al ángulo, de Mercado, tras un tiro de esquina ejecutado por Pisculichi.

Sin darle tiempo a la reacción, River volvió a percutir sobre el alma del equipo colombiano, con el segundo tanto, que llegó cinco minutos después en una acción calcada del primer gol, pues Pisculichi volvió a patear el córner y Germán Pezzella encontró espacio en las alturas con un frentazo esquinado para vulnerar la defensa colombiana y establecer distancias definitivas.

Quedaba media hora y en ese lapso el equipo colombiano intentó descontar, pero no tuvo variantes ni encontró caminos para achicar margen frente a un River que, una vez más, mostró su capacidad de recursos para salir bien parado de momentos desfavorables, y para desequilibrar incluso cuando las circunstancias se le hicieron más complejas.

Con más brillo en algunos partidos, o con más carácter y practicidad en otros, el equipo dirigido por Marcelo Gallardo coronó una formidable campaña en la Copa Sudamericana, que finalizó de manera invicta, con ocho triunfos y dos empates en 10 partidos que dan cuenta de la solidez que lo catapultó a reencontrarse con el festejo a nivel internacional.

Con el “Muñeco” al mando

Marcelo Gallardo, entrenador de River Plate, es el artífice de la conquista de la Copa Sudamericana 2014 y el responsable de devolverle a los Millonarios el brillo futbolístico que caracterizó su historia.

Bajo su batuta, River se dio el gusto de barrer de la Sudamericana a su archirrival Boca Juniors en Semifinales y está todavía en condiciones de proclamarse campeón del torneo argentino el domingo que viene, aunque deba esperar para ello un traspié del líder Racing.

El “Muñeco” obtuvo la consagración en el estadio Monumental al conseguir el primer título internacional para River tras 17 años de sequía, aunque ya había ganado otros trofeos como jugador del millonario como la Copa Libertadores de América 1996 y la Supercopa Sudamericana 1997.

Modesto y medido, Gallardo se había mostrado conmovido por el esfuerzo del equipo cuando consiguió la clasificación a la final de la Copa Sudamericana tras eliminar a Boca Juniors con un sufrido 1-0 en el Monumental.

No era un partido más. Dos días antes había fallecido su madre.

“Fue un abrazo del alma que le dio alivio a mi corazón”, diría luego al borde de las lágrimas.

Llegado en junio pasado en reemplazo del histórico Ramón Díaz, el DT más ganador de la historia de River, Gallardo propició una revolución en lo futbolístico que dio sus frutos y pronto lo colocó en la cima del torneo argentino en el que llegó a contar 31 partidos invicto, aunque la pelea por los dos torneos le aflojó las piernas en el tramo final.

“River está en un gran momento, y la gente lo sabe”, afirmó el ex volante de 38 años, que consiguió que hasta los hinchas de Boca elogien el juego del equipo de la banda roja que recuperó el fútbol vistoso que caracterizó su historia.

Antes de dirigir a River había sido DT de Nacional de Montevideo, con el que se consagró campeón uruguayo en 2012.

Tomó las riendas de River tras la ida de Ramón Díaz, que había renunciado en mayo de este año tras lograr el torneo Final 2014 y dejar el equipo clasificado para las Copas Sudamericana 2014 y Libertadores 2015, después de seis años de no jugar el certamen continental.

“El cuerpo se cansa, pero la mente no tiene que cansarse. Cuando el físico no responde, la diferencia se hace con la cabeza”, afirma el entrenador que prefiere correrse de los laureles porque en su opinión “al margen de tomar decisiones, los jugadores son los verdaderos protagonistas, adentro de la cancha se decide y se define todo”.

Por: AFP

Sobre admin

Checa también

lionel messi

Futbol Mundial: Messi recibe su cuarto Pichichi como máximo goleador de La Liga

El astro del Barcelona recibió su cuarto Pichichi tras convertirse en el máximo goleador de la liga de España.